Las piedras: descubre sus propiedades mágicas

Propiedades-de-las-piedras-LaGuiaEsoterica

1. El cuarzo rosa.

Nos lleva a un estado de paz, amor y ternura, suaviza nuestras actitudes, palabras y pensamientos. Es ideal para las que necesitan relajarse en vacaciones. Llévalo cerca del corazón para fortalecer su efecto.

2. El aguamarina.

Nos ayuda a abrirnos y a comunicarnos en armonía. Favorece el área de la garganta, la relaja y brinda apertura. Sirve para conocer nuevos amigos o amores. Llévalo con vos cuando te sumerjas en el agua.

3. El granate.

Revitaliza y nos conecta con nuestra energía sexual. Úsalo también para profundizar en tu meditación. Podés llevarlo en el bolsillo cuando hagas ejercicio o en jornadas largas de trabajo para recibir vigor extra por parte de este cristal aliado.

granate

4. Cornalina naranja.

Todo lo que comienza con potencia debe sostenerse. Esta piedra, entonces, nos conecta con el segundo chakra, donde reside nuestra energía creativa. Llévala a la oficina o ubícala en el escritorio de trabajo.

5. Citrino

Favorece que fluya nuestra energía del yo. Nos da confianza, seguridad, y ayuda a que podamos mostrarnos sin tener miedo o vergüenza de las opiniones ajenas. Al estar vinculado con el chakra de la creatividad, también favorece la prosperidad.

6. Cuarzo cristal

Es el “comodín” por su energía de luz blanca. Su poder nos ayuda a ver las cosas más claramente. Puedes programar una punta de cuarzo con tu intención para llevar con vos y mantener tus propósitos alineados con tus acciones.

cristales_de_cuarzo_2_415

7. Amatista

Es transmutadora por excelencia. Nos relaja y distiende, y ayuda a conciliar el sueño si la colocamos debajo de la almohada. Activa lo que necesita un pequeño empujón y, al mismo tiempo, nos relajará con una vibración más pacífica.

8. Obsidiana

Es lava volcánica solidificada. Se recomienda comenzar con piezas pequeñas (¡es muy potente!): nos enfrenta con nuestros bloqueos, trae a la luz nuestros traumas para sanarlos y es ideal para quienes buscan soltar viejos paradigmas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *