6 cubos de hielo… ¡para no planchar la ropa!

¡Y aquí lo tenemos! Abre el congelador, toma de 3 a 5 cubitos (dependiendo de su tamaño) y ponlos en la secadora junto a tu ropa. ¡Solo eso!

El frío de los cubitos provoca que el calor que desprende la secadora sea un poco menor, y en apenas cinco minutos verás cómo la ropa sale con escasas arrugas. Cuando la saques, solo cuélgala en una percha para que quede lo más estirada posible, y podrás evitar por completo el momento de la plancha.

Ahora ya puedes dedicar ese precioso tiempo a cualquier otra cosa 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *